sacramento de la santa cena

Los Sacramentos: su significado Bíblico y la importancia en la Iglesia del Señor

Recientemente el cantante de música cristiana Evan Craff, acaba de bautizarse por segunda vez en el rio Jordán, y con una foto coloco en sus redes sociales que al cumplir los 33 años (la edad de Jesús) lo haría una tercera vez.

Actualmente en la cristiandad existe una grave confusión sobre el tema de los sacramentos, y aun en la historia no ha sido un tema fácil de tratar, en los primeros siglos hubieron personas que mantenían el bautismo como un medio eficaz para la regeneración, más adelante, con la corrupción de la iglesia, se tomo la santa cena como un milagro en el cual el cuerpo y la sangre de Cristo pasaban literalmente a ser el pan y el vino. Aun en la reforma no fue un tema en el cual las grandes figuras de la reforma como Lutero y Calvino estuvieran de acuerdo.

El hecho de que en la teología se les haya dado tanta discusión a los sacramentos demuestra su importancia. Nosotros también debemos darles esta importancia a los sacramentos, no sin razón o porque simplemente la historia lo dice, sino que más bien, veremos alrededor de nuestro estudio que tenemos razones para sostener los sacramentos como una señal de la iglesia verdadera y la forma como debemos actuar en consecuencia.

¿Qué son los sacramentos?

Un sacramento es, una ordenanza instituida por Cristo, por lo cual, mediante signos visibles, Cristo y los beneficios del Nuevo Pacto son representados, sellados y aplicados al creyente[1].

También puede ser definido la palabra sacramento como una ordenanza sagrada instituida por Cristo, en la cual mediante signos sensibles se representa, sella y aplica a los creyentes, la gracia de Dios en Cristo y los beneficios del pacto de gracia; y los creyentes, a su vez, participando de ellos expresan su fe y acercamiento a Dios[2].

Debemos notar, entonces, las partes que componen a un sacramento, para entender mejor su definición:

Señal visible o externa

Los sacramentos tienen una parte material que es perceptible a los sentidos de cada uno de nosotros, esencialmente es visible, los cuales le dan a cierto nivel la característica de ritual. La participación con fe, en este ritual, siguiendo sus características visibles, es lo que permite la apropiación del sacramento, como de la gracia que Dios comunica por medio de él.

La gracia interna espiritual significada y sellada

Esta parte visible y externa no está separada de la gracia que Dios quiere significar, comunicar y sellar en nosotros por medio del sacramento. A esto generalmente se le llama la materia interna del sacramento. Las riquezas espirituales en Cristo son significadas en la administración de los sacramentos (verificar con Gen. 17:11; Ro. 4:11; Mar. 16:16; Ro. 6:3; 1 Co. 11:23-27).

Representan visiblemente, y ahondan nuestra conciencia de las bendiciones espirituales del pacto, del lavamiento de nuestros pecados y nuestra participación de la vida que hay en Cristo[3]. Así, Dios por medio de ellos nos comunica su gracia haciendo de ellos una forma de tratar con nuestra débil naturaleza.

La unión sacramental entre el signo y lo que significa

A esto se le llama la forma sacramenti, o forma del sacramento, y establece la relación entre el signo y la cosa significada, así el agua del bautismo, el vino y el pan de la santa cena tienen su significado particular y su unión con ciertos aspectos de la obra salvífica de Dios y la gracia. Esta relación constituye la esencia misma del sacramento, la razón de su institución divina, y un beneficio mayor para nosotros.

La forma del sacramento, la esencia misma es espiritual, no material (como afirman los romanistas), ni local (luteranos), así cuando el sacramento se recibe con fe, Dios comunica su gracia al creyente para santificación, renovación y bendición de los miembros de la Iglesia. En este caso, Dios, por medio de su Espíritu Santo, acompaña al sacramento para alimentar, fortalecer y llenar nuestras almas de la gracia que es en el Evangelio.

Basados en esto se habla de un lenguaje sacramental (ver Hch. 22:16; 1 Cor. 5:7), el cual es usado en varias ocasiones en las Escrituras y también en la administración del sacramento. Por la misma relación mantenida entre el signo y las riquezas del nuevo pacto significadas en el sacramento. Este tipo de lenguaje sacramental se uso en los primeros siglos de cierta forma, y más adelante hubo ciertos abusos en cuanto a ello, de modo que en ocasiones se creyó en la regeneración bautismal o una idea mística de la santa cena.

¿Cuáles son los sacramentos?

Los sacramentos son dos, el santo bautismo y la santa cena, solamente sostenemos estos dos sacramentos a diferencia de la iglesia romana porque solamente estos dos fueron instituidos por Dios como ordenanzas. El matrimonio, la penitencia, y otros sacramentos instituidos por la iglesia de roma se fundamentan bajo una definición desviada de los sacramentos.

El Bautismo

Instituido por el Señor después de su resurrección viene a remplazar la circuncidó y es la forma instituida de hacer discípulos conjuntamente con la enseñanza (Mt. 28:19; Col. 2:9-12) representa el lavamiento de los pecados (Hch. 22:16), como también la resurrección y regeneración en Cristo (Ro. 6:3-5). Es también usado como un ritual de iniciación puesto que viene posterior a la predicación del Evangelio y el arrepentimiento, debe ser también administrado a los hijos de los creyentes en virtud del pacto.

La Santa cena

La santa cena fue instituida por el Señor antes de su pasión y crucifixión (Mt. 26:26-29), dando a entender que allí estaba, en los elementos, representada su sacrificio para darnos salvación. Viene a sustituir la pascua, la cual era un recordatorio de la salvación obrada por el Señor en el Éxodo, este es nuestro recordatorio, como más que ello, del sacrificio de expiación para sacarnos de las tinieblas a la luz, y hacernos experimentar un Éxodo total.

¿Por qué razón los sacramentos son una señal de la iglesia verdadera?

En cuanto a esto hay dos razones fundamentales, aunque podrían mencionar algunas más.

Por ser un medio de gracia

Los sacramentos son una señal de la iglesia verdadera primero que nada porque son un medio de gracia, Dios comunica y da de su gracia a la iglesia por medio de los sacramentos. Esto tiene su razón en que el signo y la cosa significada no están totalmente separados.

Un ejemplo de esto sería nuestro concepto de signos, por lo menos tenemos los signos patrios como lo es la bandera, si alguien tomara esa bandera y la quemara en una plaza pública, no sería un simple trozo de tela ardiendo en llamas. Así, la relación existente entre el sacramento y el significado de este no pueden ser separados.

Por ser una señal de pureza

La administración correcta de los sacramentos implica la apreciación y comprensión correcta del Evangelio de Cristo, y sin esta comprensión correcta no hay verdadera salvación, no hay santificación de los creyentes como tampoco renovación espiritual.

Conclusiones

Basados en lo antes dicho llegamos a 3 conclusiones que deben afectar nuestras vidas de una forma piadosa:

Darle importancia a los sacramentos en nuestras vidas

Voy a hablar con claridad; debemos darle más seriedad al momento cuando tenemos santa cena, o cuando vamos a contemplar un bautismo. Debemos prepararnos para ese momento, orar, y buscar ser lo mayormente nutridos por el pan y el vino, o por el agua administrada.

Utilizar los sacramentos como medios para profundizar en el Evangelio

Si entendemos que el propósito de los sacramentos está en las cosas simbolizadas, entonces debemos entender que Dios los ha colocado como formas explicitas para que estas verdades sean profundizadas con mayor claridad por medio de ellos.

Así que, Dios desea, sin lugar a dudas, que nuestra comprensión de su muerte, de su sacrificio, de la regeneración, nuestro lugar en el cuerpo, de Cristo, nuestra justificación por la fe, etc. Sean mejor comprendidos a través del sacramento ¡Así que trate de echar mano de ello!

Vivir conforme a las obligaciones morales de los sacramentos

Esto a veces se olvida, por lo que no quiero pasarlo por alto. El sacramento requiere ciertas obligaciones morales, por ejemplo, nuestro bautismo nos llama a vivir en la nueva vida como también a ser limpios del pecado, tener una conciencia limpia, etc. Y más particularmente el sacramento de la santa cena, y aun más el pan exactamente, nos llama a vivir en correcta comunión los unos con los otros.

Como vemos el sacramento no tan solamente nos ayuda a disfrutar de los beneficios del Evangelio, sino que también nos impulsa, y en cierta forma nos obliga a vivir de una forma digna del Evangelio. Así que, en consideración de los sacramentos, vivamos en santidad, obediencia y comunión con la Iglesia del Señor.


[1] Charles Hodge, T. Sistematica II, pag. 505

[2] Berkhof, T. Sistematica, pag. 737

[3] Ibíd. 738

1 comentario en “Los Sacramentos: su significado Bíblico y la importancia en la Iglesia del Señor”

  1. Pingback: 5 consejos para prepararnos para el día del Señor — Iglesia Reformada Valencia Sur

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *