John Wycliffe traductor de la biblia

John Wycliffe: breve biografía del traductor de la Biblia

Es fascinante estudiar la historia de la reforma por medio de personajes como Juan Calvino, John Knox o Martín Lutero, pero todos ellos, quienes estuvieron en plena lucha por la reforma protestante, le deben gran parte del terreno ganado a los prereformadores como John Huss y John Wycliffe.

Este ultimo fue uno de los primeros traductores que existieron en el idioma ingles, gran parte de lo que se ha logrado en las traducciones de los idiomas originales al ingles se ha obtenido de esta primerísima traducción.

Nacimiento y trasfondo de John Wycliffe

John Wycliffe nació en Yorkshire, Inglaterra, alrededor de 1330. No se sabe casi nada de su infancia, solamente tenemos información hasta 1360 cuando entra como profesor de Teologia en  Balliol College en Oxford (de la cual también fue egresado), un colegio de prestigio en la universidad de Oxford. Para entender más o menos lo que es un College en el contexto Ingles, era una clase de facultad que funcionaba de forma totalmente independiente, con estructura propia, inmuebles, profesores, etc.

Este College en particular era uno de prestigio, donde estaban los intelectuales más renombrados de Europa.

John Wycliffe fue posiblemente ordenado como sacerdote en 1346, hay mucha información que no es precisa, en primer lugar porque (como veremos) la Iglesia Romana hizo todo lo posible por quemar sus escritos y además la imprenta no se había inventado para tal momento.

En 1349 cayó una plaga en Inglaterra hasta 1359 que arraso con la mitad de la población, esto afecto grandemente a la vida de John Wycliffe, sus estudios se vieron afectados, de manera que solamente podía asistir esporádicamente a clases, y sin duda vio a muchos amigos, familiares y seres queridos morir en manos de la Muerte Negra. Esta peste no tan solamente hizo estragos en Inglaterra, sino también en toda Europa, historiadores piensan que llegaron a morir alrededor de 100 millones de personas.

Conversión y busqueda de John Wycliffe

En este tiempo, en vista de la necesidad imperante externa y que revelo sin duda su necesidad interna, este fue un tiempo de intensa búsqueda de Dios en las Escrituras. John Wycliffe buscaba la respuesta a la angustia, el dolor y el sentido de la vida en las Escrituras. La dependencia de John Wycliffe a las Escrituras para sus propias necesidades espirituales en ese tiempo constituye una base de acero para las próximas batallas.

Es importante notar esta etapa de la vida de John Wycliffe, puesto que esta escena nos permitirá responder muchas preguntas en cuanto a su vida, y en consecuencia al movimiento de la reforma protestante. Esta búsqueda intensa no fue simplemente devocional sino también intelectual, fue considerado el hombre más brillante de toda Inglaterra y en Oxford. No sin motivo ejerció como decano en Balliol College.

En 1369 había obtenido su primer título universitario en Teología, y luego 1371 había obtenido el reconocimiento como el mayor teólogo y filósofo de su época en Oxford, para aquel tiempo Oxford era la universidad número uno en el mundo occidental. Ya para 1372 había conseguido su gran anhelado doctorado, celebrando de alegría sus 16 años de intenso estudio. Después de esto se dedico especialmente a la educación en Oxford, aunque también tenía la labor de cuidar de una parroquia completa como sacerdote ordenado por la Iglesia Católica Romana.

La lucha de John Wycliffe

Es de esperar de alguien que se dedica a estudiar las Escrituras vea la realidad con una perspectiva completamente distinta. Así, John Wycliffe, empezó a abrir los ojos ante la corrupción de la Iglesia Católica Romana, sabía que había algo que no olía bien.

En su contexto teológico/político había cierta batalla entre la Iglesia y el Estado en cuanto al gobierno de los países, habían ciertos debates de carácter filosófico y teológico en los colegios como también en las Iglesias, mas particularmente en su jerarquía. De estos debates y conflictos, Inglaterra no estaba exenta, por lo cual era de esperarse que un teólogo y filósofo de renombre como Wycliffe se dedicara a estudiar y escribir.

En aquel entonces la tesis de John Wycliffe asumía que la Iglesia debía legislar y regir solamente en su propio ámbito, dejando que cada esfera tomará su lugar, en ese sentido John Wycliffe defendía de forma muy temprana una división claramente distintiva entre el Estado y la Iglesia. La Iglesia se encontraba principalmente interesada en este tema por razones de idolátricos intereses en las riquezas y el poder, por lo que el argumento de Wycliffe no fue bien recibido y allí empezó la controversia. Para John Wycliffe la responsabilidad de la Iglesia era guiar el rebaño a Cristo, satisfaciendo así sus necesidades espirituales, su perspectiva acerca de la Iglesia en aquel entonces es que esta se había vuelto inútil por ir en pos de las riquezas materiales más que las espirituales.

Esto hizo que John Wycliffe se enfrentara al poder Papal, el cual recibía en aquel entonces impuestos de naciones, reinos y reyes, poseyendo así muchas riquezas, lujos y tierras en abundancia. La historia en relación a los Papas en Inglaterra había sido traumática, en 1215 el Rey Juan fue excomulgado por el Papa, y para poder seguir funcionando como Rey debía pagar un impuesto muy alto. Luego de su muerte exigió el mismo impuesto a su predecesor aunque este estaba legítimamente en su trono. Para los ingleses esto era un gran problema, puesto que esos impuestos iban a parar en ciertas ocasiones a sus propios ejércitos enemigos, así que Wycliffe (uno de los teólogos más importantes para la Iglesia en aquel entonces) dio un paso en defensa de Inglaterra y de la verdad revelada en las Escrituras, dijo:

No puede haber dos soberanos temporales sobre un país; o Eduardo es rey, o [el Papa] es rey. Nosotros decidimos. Aceptamos a Eduardo de Inglaterra y rechazamos a […] Roma.

Como era de esperarse John Wycliffe gano un enemigo pero también un amigo, el hayo el favor del rey Eduardo III, en base a ello lo eligió para representar a la corona en las negociaciones entre el rey y el Papa. Además fue puesto como rector Lutterworth, que le permitió vivir una vida holgada para poder dedicarse más a sus estudios. El partido anticlerical que surgió entonces se sostuvo en Wycliffe como su representante intelectual.

John de Gaunt era uno de los hijos de Eduardo III, este personaje fue un fiel amigo de John  Wycliffe, además lo abrazo como su consejero espiritual y sacerdote personal. Esto sin duda fue de gran importancia, puesto que Gaunt más adelante sería una de las figuras más poderosas en Inglaterra del siglo XIV.

En vista de su relación poco amistosa con el papa Wycliffe ricibvio de su parte una serie de bulas papales exhortando a las autoridades de Oxford a sacarlo del campus, ellos la rechazaron, pero Wycliffe se retiró de Oxford por decisión propia para evitarles inconvenientes. En vista de esta posición pública de Wycliffe, se le llamo a juicio para que respondiera por las acusaciones hechas. Para sorpresa de todos Wycliffe no retrocedió, sino que reafirmo:

Niego que el Papa tenga derecho alguno a dominio político; que tenga cualquier tipo de dominio civil perpetuo; y que pueda calificar o descalificar simplemente por medio de sus bulas.

Si la decisión no fuese sido interpuesta por la reina madre, Joan de Kent, que dijo que no se emitiera ninguna sentencia sobre Wycliffe, ya fuese sido condenado. No obstante, se le prohibió predicar pero siguió escribiendo y haciendo la misma labor “polémica” que lo llevo a estar donde estaba. Algo que notar sobre este evento, es que nadie nunca había hecho algo así, John Wycliffe fue el primer reformador en su actitud de retar y cuestionar el tradicionalismo arraigado en la iglesia romana. Apelando a argumentaciones, más que a la tradición y buscando la autoridad en las Escrituras. Esto es, y siempre será el espíritu de un verdadero reformador.

Ahora tenemos a John Wycliffe recluido en su casa dedicándose a escribir, no obstante, la tenía bajo su mando una serie de predicadores laicos que no eran ordenados, por lo cual no estaban atados a ninguna parroquia, sino que iban de localidad en localidad predicando el Evangelio. En ese mismo tiempo escribió un tratado sobre la centralidad de la Escritura, como la suprema autoridad para la vida práctica y la doctrina de la Iglesia.

Su posición sobre la Escritura fue radicalmente opuesta a la constituida en la iglesia romana, y fue un punto de partida para la reforma. Mientras que el Papa y su sequito consideraba que era necesaria una interpretación oficial de las Escrituras, de forma que solamente un grupo reducido de personas podía interpretar la Escritura, Wycliffe argüía que todos los cristianos y los señores laicos en particular, deberían conocer las Sagradas Escrituras y defenderlas, puesto que ningún hombre es tan tosco erudito que no pueda aprender las Palabras del Evangelio según su propia simplicidad.

Fue inspirado en esta posición sobre la Escritura que John Wycliffe ataco muchas de las herejías de la iglesia romanista, como lo fueron la confesión de pecados, la absolución, las indulgencias y además de un fuerte énfasis en la predicación del Evangelio. Como vemos ya para esta época tan temprana Wycliffe se encontraba defendiendo y luchando por muchas causas que vendrán a resplandecer con mayor poder en la época de la reforma. Todos estos argumentos fueron dirigidos como flechas  de fuego que acrecentaron aun más el conflicto y la polémica.

En 1380 Wycliffe fue rechazado por Oxford, la presión del Papa habían hecho su efecto dentro del rector de la institución y este finalmente se cambio de bando. A John Wycliffe se le condeno por el veredicto de siete doctores en divinidades de Oxford, bajo la acusación de herejía, expulsándolo de la universidad de Oxford, universidad en la cual había servido más de la mitad de su vida. Esto lo confino a una vida mucho más tranquila y sedentaria, lo cual le permitió orar mucho y buscar dirección al Señor, fue bajo esta ultima que decidió emprender la primera traducción de la Biblia del latín al ingles.

John Wycliffe: el traductor de la Biblia al ingles

En aquella época el latín era considerado un idioma sagrado, por lo cual hacer una traducción de la Biblia al lenguaje común no era muy bien visto. Era echar las perlas a los cerdos por así decirlo. Pero esta era mera superstición y no tenía ningún asidero Bíblico, la visión de John Wycliffe era la siguiente:

Puesto que la Biblia contiene a Cristo, que es todo lo que se necesita para la salvación, es necesaria para todos los hombres, no solo para los sacerdotes. Ella sola es la ley suprema que debe regir la Iglesia, al Estado y a la vida cristiana, sin tradiciones y estatutos humanos […] la doctrina no tan solamente debería estar en latín sino en la lengua común […] los creyentes deberían tener las Escrituras en un idioma que puedan comprender claramente.

John Wycliffe y sus compañeros lograron traducir toda la Biblia al Ingles común de las personas. Al dialecto de la gente común. Después de esta traducción se han hecho muchísimas más, pero él fue quien abrió el camino y quien comenzó la obra, aun hoy en día se sigue utilizando mucha de las terminologías de la traducción Wycliffe.

La respuesta de la iglesia romanista a esta traducción fue avergonzadora para ella misma en los anales de la historia, los papistas consideraban que tal hazaña, llevar la Escritura al idioma de las personas para que pudieran leerlo con facilidad, era una herejía.

La muerte de John Wycliffe

En 1382 Wycliffe sufrió el primer ataque de embolia que lo dejo parcialmente paralizado, en ese tiempo fue convocado por el Papa pero él no pudo asistir a causa de su salud. El segundo ataque de embolia lo sufrió a finales de diciembre de 1384, mientras escuchaba la misa. Esto lo dejo con una parálisis aguda. Así que unos días más tarde, exactamente el 31 de diciembre de 1384 entra en la presencia del Señor el primer traductor de la Biblia al inglés, John Wycliffe.

Años después de su muerte, la iglesia romana expreso su profundo odio a Wycliffe, veinticuatro años después de su muerte se prohibió tajantemente la lectura y producción de la traducción de la Biblia Wycliffe, la amenaza se especificaba con la excomunión, perderían todas sus tierras y posesiones y pasarían a manos de la iglesia. En 1413 se ordeno que sus libros fueran quemados, y 1415 se exhumaron sus huesos de la tumba, y arrojados a la distancia de los sepulcros de la iglesia.

La vida de John Wycliffe fue la primera semilla sembrada en la tierra de Europa, dando así el gran árbol de la reforma, el renacer del cristianismo Bíblico en la historia. Su vida fue de inspiración y propósito para muchos otros que al igual que él se pararon firme ante un sistema corrupto y apartado de la verdad para producir calamidad. Más él se amparo en la verdad y lucho por ella.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *